Créditos

  • Dirección General: Tita Maya
  • Dirección de contenido: Lulú Vieira
  • Diseño de arquitectura: David Jurado - Camilo Ríos
  • Diseño gráfico: Camilo Ríos
  • Ilustraciones: Carolina Bernal
  • Estrategia y Desarrollo Web: Doctus
  • Producción Audio-cuentos: Estudiouno
  • Producción Karaokes: Otrocuento Audiovisual y Julián Palacio
Música para llevar contigo

Este es un espacio para padres, maestros y cuidadores.

Trazos y garabateo


Los niños desde muy pequeños intentan agarrar un lápiz y se sorprenden cuando con el movimiento de sus manos aparecen surcos y trazos. Esta acción natural del niño se transforman en el preescolar en formas definidas y garabatos que tienen sentido y que acercan al niño al concepto de la grafía, preparándolo para el aprendizaje de la lecto escritura.


El dibujo rítmico es una propuesta que desde la música ordena estos primeros trazos de garabateo al conectar ritmo, palabra y gráfico. Esta actividad además, ayuda a al niños al desarrollo de su lateralidad y ubicación espacial, a entender la relación de tiempo y espacio y a adquirir la conciencia del símbolo con relación a su significado.



Actividades:


1.

Los primeros mensajes que el niño escribe son en forma de garabato. Cuando a estos garabatos le damos sentido y lo invitamos a que piense en algo que quiera comunicar y lo escriba, instalamos en el niño el concepto de significado significante:


  • Qué le quiero contar al viento
  • Voy a mandarle una carta al sol
  • En la luna vive un conejo que escribe y lee igual que yo, ¿Qué le quieres contar?

En hojas grandes, preferiblemente sin renglón y con crayones o colores escribo en una línea continua mientras pronuncio diferentes frases o rimas.


Con la canción de la carta al viento sigo el coro con una línea continua para contarle al viento que estoy contento

Jesús A. Rey


Le voy a mandar una carta al viento
para contarle que estoy contento
y como el cartero no sabe volar
en una cometa la voy a mandar
y para que el viento se ría un buen rato
le pinto en el sobre algún garabato


Viento, viento, ¡oh! estoy contento, viento, ¡oh!


2.

A través del dibujo rítmico se fortalece la voluntad, por lo tanto la calidad de la grafía, ya que parte de un trazo definido y ordenado que se realiza de una forma equilibrada, armónica y repetitiva.


Rimas para algunos trazos:

Yo tengo un ovillo
de hilo amarillo
que empieza en la punta
y termina en mi bolsillo




El ojito de la aguja
que yo usé para bordar
lleva puesto un hijo rojo
y un nudito en el final


vienen y van las olas del mar
vienen y van, no sé dónde van
suben y bajan sin descansar
vienen y van las olas del mar



Subo y bajo, subo y bajo
las montañas del café
subo y bajo, subo y bajo
hasta desaparecer


Mi mamá en una montaña
me montaba en un mantel
una nube, un enano
un ciempiés podía ser


Plin plon, plin plon
chiqui chiqui chiqui chiqui
sube y baja la montaña
mi trencito juguetón.



Con las canciones puedo definir algunos trazos para realizar mientras se canta.

Los trazos pueden ser simples rayas o bolas, o complejas líneas ondulantes, espirales o líneas quebradas, según el nivel de los niños.



Con Pinta Pintor, vamos de paseo al mar para pintar la canción de Marinero


¿Quien te enseño marinero, quien te enseño a nadar?
Fue, fue un pececito, un pececito del mar

¿Quién te enseño marinero, quien te enseño a navegar?
Fue, fue fueron las olas, fueron las olas del mar

Marinero, marinero, quien te enseño a nadar
Con aletas, sin aletas en el fondo de la mar.

Marinero, marinero, quien te enseño a navegar
Con barquito, sin barquito mar adentro siempre vas.