Créditos

  • Dirección General: Tita Maya
  • Dirección de contenido: Lulú Vieira
  • Diseño de arquitectura: David Jurado - Camilo Ríos
  • Diseño gráfico: Camilo Ríos
  • Ilustraciones: Carolina Bernal
  • Estrategia y Desarrollo Web: Doctus
  • Producción Audio-cuentos: Estudiouno
  • Producción Karaokes: Otrocuento Audiovisual y Julián Palacio
Música para llevar contigo

Este es un espacio para padres, maestros y cuidadores.

Aprendo a hablar- Lenguaje

Desde que nacemos, todos los seres humanos tenemos afán de comunicarnos. El llanto y la risa son las primeras formas que utilizamos para decir que estamos contentos o aburridos, incomodos o satisfechos, que tenemos hambre o no queremos estar solos.


El niño cuando oye las voces de la gente que se comunica con él, siente la necesidad de imitar los sonidos y repetir las palabras. Por esto es importante que le hablemos al bebé desde que nace con palabras claras y correctas.


Aprender a hablar es una de las tareas más importantes en los tres primeros años de vida, consiste tanto en la comprensión, la cual se desarrolla primero, como en la habilidad para hablar, que viene después. Este aprendizaje pasa por varias etapas:



  • Pronunciar sonidos de alegría o arrullo: guu guu, aaha
  • Balbucear o hacer varios sonidos donde el bebé pone a vibrar los órganos fonoarticulatorios.
  • Silabear, o pronunciar sílabas bien diferenciadas: ta, co, pa, ma
  • Pronunciar encadenamientos de sílabas: papapapa, tetetete, mamama
  • Pronunciar palabras claras que tengan un significado: tete, agua, Mamá
  • Propunciar palabras claras, encadenadas unas a otras, que forman frases cortas con un significado: quiero más, no quiere, quiero agua.

Actividades que ayudan a desarrollar el lenguaje


  1. 1. Los juegos de siempre que combinan la rima y los gestos, donde el niño tiene que responder o continuar una frase, son los más indicados durante el primer año.


    Tope, tope, tope, ton
    tope, tope, tope, ton.


    Piscingaña, piscingaña
    jugaremos a la araña.


    Uno, dos, tres y cuatro
    me pongo la media, me pongo el zapato.


    Ma, me, mi, mo, mu
    ¿Cuántos años tienes tú?


  2. 2. Para desarrollar el aparato fonatorio es importante hacer con los niños ejercicios de articulación: masticar para fortalecer las mandíbulas, vibrar con los labios, inflar los cachetes y jugar a tocar la nariz con la lengua, a tocar las orejas o la cumbamba. Los cuentos y canciones con onomatopeyas son las más indicadas para estos ejercicios.


    Pio, pio, pio pollito chiquito
    cocoroco gallina cantó
    kikiriki el gallo está aquí.


    Chas, chas, chas golpes con las manos
    toc, toc, toc golpes con los pies.


    Chiquichaque, chiquichaque
    chiquichaque, chiquicón
    Chiquichaque, chiquichaque
    Mi trencito de latón.



    Con las canciones: El Miau en el tejado, El gato Colorado, El sapito, Arre Burinho, podemos jugar y hacer diferentes sonidos con la boca.

  3. En el segundo año, cuando el niño comienza a tener una estructura en su lenguaje, las rimas, retahílas y trabalenguas son las más indicadas.

    Erre con erre cigarro
    erre con erre barril
    rápido ruedan los carros
    cargados de azúcar al ferrocarril.


    María chucena
    techaba su choza
    techaba la ajena.
    Y un techador le pregunta:
    María Chucena
    ¿techas tu choza o techas la ajena?
    Ni tejo mi choza, ni techo la ajena
    Techo la choza de María Chucena.

  4. 3. Ver y comentar con los niños dibujos o fotos de objetos o personas cercanas, que le ayuden a reconocer y asociar, para así ampliar su vocabulario.

  5. 4. Leer un mismo cuento varias veces para que el niño complete las frases y así ejercite su memoria.